¿Cómo afectará la digitalización al futuro del empleo?

Noticias | 8 enero, 2020

La digitalización. El temor a una amenaza recurrente.

Cuando hablamos de digitalización, mucha gente imagina el futuro del mercado laboral tomado por ordenadores y robots. Pero ¿enviarán al paro a millones de personas? El Trust Barometer de Edelman de 2018 afirma que el 54% de los trabajadores teme que la automatización les deje sin trabajo. Pero ¿realmente será así?

Hoy en día nadie discute que las nuevas tecnologías están cambiando el mundo empresarial, transformando por completo múltiples industrias. Como es normal, esto provoca mucha inquietud e inseguridad entre las personas que temen perder su trabajo a corto-medio plazo.

Un famoso artículo del Journal of Economics Perspectives afirma que el miedo a que la evolución tecnológica provoque despidos masivos es habitual en los últimos 250 años, especialmente a partir de la Revolución Industrial. De hecho, en 1772 ya se publicaron las primeras teorías al respecto.

¿Qué dicen los expertos que va a suceder?

La realidad es que las posiciones de polarizan en un extremo optimista y uno pesimista. Por ejemplo, mientras un estudio de la Universidad de Oxford afirma que con la digitalización se perderán en torno al 40% de los puestos de trabajo, otro de la OCDE reduce la cantidad a tan solo el 9%.

El progreso no se puede detener y es evidente que durante las próximas décadas muchos puestos de trabajo serán ocupados por robots y máquinas inteligentes. Pero este cambio no va a producirse de la noche a la mañana, como tampoco tiene por qué ser negativo.

Lo mejor que uno puede hacer es prepararse desde hoy mismo para este cambio imparable e intentar aprovechar las múltiples oportunidades que va a generar para los que sepan aprovecharlas.

El dato que resume lo que sucederá se ofrece en el informe “Future of Jobs 2018” del Foro Económico Mundial, donde se explica que hasta 2025 la automatización destruirá 75 millones de empleos tradicionales pero creará 133 millones de nuevos puestos de trabajo.

Podemos encontrar un ejemplo de esto en el libro “La Machine et le chômage” donde Alfred Sauvy explica que a principios del siglo XX en París existían unos 20.000 portadores de agua. Todos estos trabajadores desaparecieron a medida que se instalaba el sistema de tuberías en la capital francesa.

Frente al progreso que aquel avance supuso nadie echó de menos a esos profesionales. Además de las ventajas de comodidad e higiene, aquel complejo sistema creó numerosos puestos de trabajo nuevos. Fue entorno a la planificación, construcción y mantenimiento de tuberías se generó un nuevo negocio.

Entonces… ¿el temor está justificado?

La digitalización va a acabar con muchos puestos de trabajo, pero va a crear muchos otros más cualificados, con más empleabilidad y que ofrecerán mejores condiciones.

El sindicato Economie Suisse estudió el eco que se hizo la prensa suiza de una pequeña transición iniciada en el país helvético en 2015 y llegaron a la conclusión que se hablaba el doble sobre la destrucción de puestos de trabajo que de la creación de otros nuevos. Del mismo modo, al primer tema le dedicaban de media 3 veces más espacio.

Quizá el sensacionalismo de la prensa y la manía que tiene el ser humano en fijarse solo en lo negativo son los causantes de esta sensación de angustia.

La transición hacia un nuevo mercado laboral

El ejemplo de los aguadores nos demuestra qué es lo que va a suceder con la revolución tecnológica: destrucción de puestos de trabajo obsoletos que las máquinas pueden hacer mucho mejor que un humano, al tiempo que se generan nuevas profesiones encargadas de la gestión de estos avances.

Algunas áreas de trabajo, incluso industrias, se van a marchitar, pero en paralelo muchas otras van a florecer.

Por ejemplo, un informe de la International Labor Organization afirma que el 66% de los 9,2 millones de empleos relacionados con el textil y el calzado que existen en el sudeste asiático están amenazados por la automatización.

Por lo tanto, para adaptarse con éxito a esta transición inevitable es imprescindible la reconversión de los puestos de trabajo o sectores más afectados a los nuevos que surjan. Y nada de esto será  posible sin el la correcta formación y adaptación de habilidades y titulaciones, como la transformación digital de los equipos de venta mediante la utilización de herramientas de sales force automation.

Es cierto que habrá gente cuyo trabajo sea remplazado por máquinas, pero lo que muchos no entienden es que serán remplazados por otros trabajadores capacitados para gestionar los cambios que exige la revolución tecnológica.

Ningún profesional puede permitirse negar o no ser capaz de ver los cambios que ya se están produciendo. No es un problema de aumentar la productividad o flexibilizar sus horarios… El punto de difícil retorno en el que se van a encontrar a corto o medio plazo es que no van a disponer de las habilidades ni la mentalidad que asegure su empleabilidad.

El trabajo rutinario, repetitivo, ya lo realizarán las máquinas más rápido, sin fallos y sin agotamiento. La actividad humana requerirá una aportación de altísimo valor a través de la creatividad y de las habilidades interpersonales, como ya anticipó Seth Godin en su libro “Linchpin: Are you indispensable?”.

En el hotel Henn-na de Tokyo solo hay 10 empleados humanos. El 90% de las tareas las realizan robots. ©Nippon.com

En el hotel Henn-na de Tokyo solo hay 10 empleados humanos. El 90% de las tareas las realizan robots. ©Nippon.com

Muchas empresas tienen serios problemas para sobrevivir al proceso de digitalización y su única solución es encontrar personal que les ayuden con los retos que suponen para ellas esta revolución tecnológica.

En el Foro Económico Mundial de Davos 2017, Erik Brynjolfsson, director de la Initiative on the Digital Economy del MIT dijo las siguientes palabras que considero resumen muy bien a dónde nos dirigimos y qué debemos hacer para adaptarnos:

“El futuro no está preconcebido por las máquinas, será creado por humanos. (…) No estoy de acuerdo ni con los optimistas ni con los pesimistas porque ambos creen que algo nos va a suceder irremediablemente. Yo creo que somos nosotros los que tenemos la opción de decidir.

(…) Como trabajador, deberás hacer lo que las máquinas no hagan bien. Debes prepararte para trabajar con ellas, no para competir contra ellas. Podemos usar la unión de hombre y máquina, el hombre y el software para superar problemas que hasta ahora no habían tenido solución”. ¡Esto es la digitalización!

Noticias relacionadas

¿Cómo podemos utilizar la inteligencia artificial para vender?

La inclusión de la Inteligencia Artificial (IA) en las empresas es ya una realidad y no hay duda de que ha llegado para quedarse. Según el último informe de la consultora IDC, el gasto en sistemas de inteligencia artificial en Europa se situará este año en 5.200 millones de dólares, un 49% más con respecto a 2018 y vendrá motivado principalmente por las necesidades que tienen las organizaciones en las áreas de automatización, venta y experiencia del cliente.

¿Cómo trabajaremos en 2028?

La tecnología avanza a pasos agigantados, vivimos anclados en un constante cambio donde, cada año somos partícipes de la introducción de nuevas herramientas, métodos y formas de trabajar que hacen nuestra vida laboral  más automatizada y enfocada al cumplimiento de los objetivos marcados a principios de año. Esta situación, es el reflejo de una sociedad […]

¿Por qué debe tu empresa invertir en tecnología?

Modelos de éxito como el Agile o estrategias como la omnicanal lo confirman hay que invertir en tecnología.

5 factores clave para asegurar el éxito en la transformación digital de tu empresa

Un estudio de McKinsey demuestra que menos del 30% de las empresas tienen éxito a la hora de realizar esta transformación digital.